Campos Misioneros de Trabajo (CMT)

Campos Misioneros de Trabajo es un proyecto que tiene por objetivo ofrecer una experiencia de Misión. Y Misión es sentirse llamado y enviado por Alguien: Mirado, Amado y Escogido pues.

Campos Misioneros de Trabajo (CMT) nace y crece en la parroquia de Santa María, de corazones jóvenes para corazones jóvenes. Allí, durante los meses de curso, planeamos mil jaleos para conocernos, preparar actividades y recaudar fondos; aunque en realidad son todo ello pretextos y lo que nos mueve verdaderamente son las ganas de vernos, de disfrutar de la alegría y del amor que se respira cuando estamos todos juntos y de soñar con lo que el verano nos puede deparar.

Cuando llega por fin, CMT se traslada a los lugares donde las comodidades básicas son una excepción y la injusticia se palpa en cada esquina... Aunque el rostro de quienes viven allí elija un día tras otro, con la gratitud más profunda, poner la vista en lo poco que tiene y no en lo mucho que le falta.  Las Ramblas de Barcelona, el barrio de Chelas en Lisboa y la medina de Tánger.

Cuando llega el verano, llega el momento de elegir, aunque sólo sea durante quince días de nuestro año, ser pobres. Pobres no solamente en el cuerpo y el bolsillo, sino especialmente en el espíritu: no pedir, no buscar, no esperar, no desear; vivir agradecidos con lo que cada día traiga y vivir contentos en el sudor, el cansancio y las estrecheces. Como hace la mitad de este planeta todos los días de su vida. 

¿Y por qué esta pobreza? Porque no se puede servir ni amar a quien no se comprende, a quien nos queda lejos. Y sobre todo, porque la Iglesia Misionera es pobre, tan pobre como sus necesitados, y allí donde sirve pasa hambre y frío también, privaciones y esfuerzos. Pero nada de esta renuncia es un dolor para nosotros, sino una absoluta liberación. Porque cuando desaparece el apego a tantas esclavitudes, aparece el prójimo enfrente, aparece nuestra espiritualidad verdadera y sobre todo aparece por fin ante nuestros ojos Dios, que tanto tiempo lleva esperando que lo busquemos.

Para toda esta experiencia maravillosa nos es imprescindible el acompañamiento de las sisters, las Hermanas Misioneras de la Caridad. Ellas, que son el Evangelio hecho opción de vida, nos abren las puertas de su casa y nos miran a todos como Jesús miraba: con infinito amor y con predilección por lo más humilde. Nos enseñan sin hablar a servir con alegría, a adorar y a confiar.

Y al volver cada año a casa, hay una gota del mar que es distinta. Como ocurre con Zaqueo, Jesús hoy sigue salvando lo que está perdido. Y aunque tardemos un año en subirnos a la higuera y pasemos allí tan sólo quince días un verano tras otro... A Jesús le basta para decirnos “Hoy tengo que alojarme en tu casa”, con una delicadeza incomprensible para nosotros y al ritmo de las cosas de Dios.


Periódico Avenida
Ya disponible la última edición
Pueden recogerlo en la parroquia o decargar la versión en pdf aquí

 

Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo.
Corintios 2 4:6

Av. de España, 47 - Apdo. 88
28220 MAJADAHONDA (Madrid)
Tel. 91 634 09 28 - Fax 91 634 18 48
info@iparroquiadesantamaria.org
Desarrollado por Millennium Sistemas   http://www.msistemas.net    info@msistemas.net
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.